15. Hipofosfatasia

27.09.2018

Fue descrita en 1.948 por Rathbun. Es una enfermedad rara del metabolismo mineral óseo, causada por un déficit de actividad de la fosfatasa alcalina, debido a la existencia de mutaciones en el gen ALPL.

Dependiendo de la edad de aparición de los síntomas se manifiestan seis formas clínicas con severidad y pronósticos diferentes que pueden solaparse entre sí: perinatal letal, perinatal benigna, infantil, juvenil, adulta y odontohipofosfatasia.

Clínicamente

Se caracteriza por el desarrollo de hipomineralización esquelética y dental, junto con la aparición de manifestaciones extraesqueléticas.

Su espectro fenotípico es muy variable con una afectación exclusivamente odontológica (odontohipofosfatasia) y cinco subtipos de afectación sistémica diferenciados según el momento de inicio de los síntomas, cuatro de ellos se desarrollan en la edad pediátrica: formas perinatal letal, perinatal benigna, del lactante e infanto-juvenil.

Los casos precoces tienen mal pronóstico por la posibilidad de desarrollar complicaciones letales: dificultad respiratoria grave por malformaciones torácicas o la presencia de convulsiones.

Su diagnóstico es un reto, es un síndrome que implica gravedad e impacta en la calidad de vida de quién lo padece.

Los síntomas clínicos

Hay gran variedad en los síntomas según la edad en la se presenta el síndrome, que pasan por la muerte en el útero hasta problemas con la dentición en la vida adulta. Aunque varios subtipos clínicos que se caracterizan según la edad en que se descubren las lesiones óseas.

En el período perinatal, la hipofosfatasia (enfermedad hereditaria que se caracteriza por un defecto en la mineralización de los huesos y dientes) es la forma más nociva. Se detecta en el útero una gran hipomineralización con extremidades deformadas o acortadas durante la gestación y el nacimiento. La muerte suele ser rápida por la insuficiencia respiratoria. Los recién nacidos que sobreviven varios días o semanas tienen problemas respiratorios por la enfermedad. Tienen el pecho raquítico e hipoplasia pulmonar, insuficiencia respiratoria.

Puede presentarse epilepsia resultando ser letal. Osteoide (porción orgánica sin mineralizar de la matriz ósea que se forma con antes de la maduración del tejido óseo) excesiva puede invadir el espacio medular y provocar anemia mielotísica.

En las radiografías la hipofosfatasia perinatal se distingue fácilmente incluso las formas más graves de la osteogénesis imperfecta (trastorno genético que causa que los huesos se rompan con facilidad, entre otros problemas) y enanismo congénita.

En el cráneo, los huesos membranosos individuales pueden calcificarse por el centro, las suturas craneales están muy separadas cuando deberían estar cerradas.

El desarrollo postnatal suele ser normal hasta que se ve una mala alimentación y un aumento de peso insuficiente: raquitismo. Aunque las suturas craneales son amplias se ve la hipomineralización del cráneo y hay craneosinostosis "funcional" (defecto congénito en el cual una o más suturas de la cabeza del bebé se cierran antes de lo normal). Si el paciente sobrevive a la infancia, estas suturas se unen de forma permanente. El tórax tiene muchas fracturas en las costillas, deformidad costal que desemboca en insuficiencia respiratoria y neumonía.

Tienen aplasia, hipoplasia o displasia de cemento dental, pierden de forma prematura los dientes de leche. Los incisivos se caen primero. Puede haber retraso al caminar, se quejan de la rigidez y dolor. Las radiografías muestran deformidades como raquitismo y defectos óseos cerca de los extremos de los huesos largos. En el crecimiento hay fracturas frecuentes. En los recién nacidos gravemente afectados y los niños pequeños no es raro que haya fontanelas abiertas.

Posteriormente la verdadera fusión ósea prematura de las suturas craneales provoca presión intracraneal.

En edad adulta, hay una historia de raquitismo, pérdida prematura de los dientes de leche, o la pérdida temprana de la dentición adulta seguida de una salud relativamente buena. La osteomalacia (reblandecimiento de los huesos debido a la pérdida de sales calcáreas; es causado por una carencia de vitamina D) se presenta en los pies con dolores que resultan de difícil curación con fracturas por estrés del metatarso, y las molestias en los muslos o caderas por las seudofracturas femorales, que cuando aparecen en el estudio radiográfico se distinguen de la mayoría de los otros tipos de osteomalacia, por su ubicación en las cortezas laterales de los fémures proximales.

Herencia
Cuando se desarrollan en condiciones perinatales o infantiles severas se heredan en un patrón autosómico recesivo. Es una copia mutada del ALPL Gen que necesita ser heredado de ambos padres si el desorden se va a desarrollar. Las formas más leves se encuentran en la infancia y pueden ser heredadas de esta manera o en un patrón autosómico dominante, donde sólo una copia mutada de la ALPL Gen necesita ser heredado para que el desorden se desarrolle. La hipofosfatasia desarrollada en la edad adulta se hereda en un patrón autosómico dominante, aunque el patrón puede ser recesivo en algunos casos raros. Afecta a cualquier raza.